¿Cómo serán las Apps del futuro?

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Primero debemos poner en contexto la palabra App.

Ésta define una aplicación informática. Si diferenciamos por dispositivo, existen les Apps Web y las Apps móviles. Las primeras son aplicación informática que se pueden visualizar en los diferentes navegadores y las segundas son aplicación informáticas para móviles, que puedes descargar en los diferentes “App Store”, que es un almacen de aplicaciones creadas por diferentes empresas o particulares que quieren hacer realidad su proyecto.

Seguidamente habría que definir “¿qué es el futuro? o ¿cuándo llegaremos al futuro?”

En el mundillo tecnológico y científico cada día que pasa podría considerarse el futuro, ya que cada día se avanza y no siempre en la misma dirección. Así que en poco tiempo cambian las prioridades y los objetivos.

Por lo tanto, hablaré de un futuro próximo, que podría situarse en el próximo medio año. Más adelante no me atrevo a pronosticar.

El presente de las Apps van cogidas de la mano de palabras como “responsive”, “SEO”, “motores de búsqueda”, “indexación”, “redes sociales”,  etc.

El futuro siempre intenta solventar un problema del presente. En este caso, las Apps del presente no están preparadas para ser usadas en las diferentes plataformas y de la misma manera. El objetivo es conseguir que una misma App funcione para cualquier dispositivo, sea móvil, tableta, ordenador o cualquier otro y, además, funcionando con las características internas del dispositivo. Por ejemplo, pudiendo acceder a la cámara de un teléfono móvil.

progressive-web-apps_1

Esta nueva generación de Apps se llamarán “Progressive Web Apps”. Éstas quieren dejar atrás las Apps móviles y que todas las Apps vayan a través del navegador. Cosa que a la empresa Apple no le interesa y no tiene intención de dar soporte a su navegador Safari a este tipo de Apps, ya que Apple gana un 30% del beneficio de cada aplicación que se vende en su “App Store”.

Pero otros navegadores como Chrome, Firefox o Opera ya soportan los “Service Workers” y Microsoft esta desarrollando la compatibilidad con su nuevo navegador Edge. Los “Service Workers” son los que permiten el uso de “Progressive Web Apps”. Éstos permiten que el navegador este escuchando eventos en  espera de alguna notificación, como es el caso de la App móvil Whatsapp. ¿No os habíais preguntado nunca, cómo puede ser que Whatsapp reciba mensajes sin que yo le diga nada? La respuesta es sencilla, la App Whatsapp esta ejecutándose en todo momento en espera de notificación.

img3

Con los “Service Workers” ganamos otra cualidad y es poder trabajar de forma “offline”. El navegador guarda en cache datos de la web que estamos viendo y da la posibilidad de trabajar sin conexión a internet.

El futuro está  en los “Service Workers” y las “Progressive Web Apps” y, como siempre, cogido de la mano del omnipresente “Google”.

Anuncios

¡Te amo, amor!

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

¡El amor! ¡L’amor! ¡Love! ¡Amour! ¡Liebe! ¡爱!

Es una palabra que tiene traducción para todos los idiomas del mundo.

Y para todos los idiomas se entiende, se comprende y se necesita, ya sea en sitios en conflicto como en lugares tranquilos.

Estos días en Cataluña, el ambiente está cargado de ideologías, que separan a las personas catalanas. Unos piensan una cosa y no escuchan a la otra parte, otros tienen miedo de lo que pueda pasar.

En mi caso, en casa somos dos, mi mujer y yo.

Yo quiero la independencia y mi mujer no la quiere y eso nos separa un poco.

Por encima de las ideologías, existe algo mágico entre las personas que se quieren. Ese sentimiento no quiero perder lo y, cuando la distancia aumenta, siento que se hace pequeño y eso duele mucho.

Son tiempos convulsos y aunque deseemos una cosa desde hace tiempo y parece que está a punto de conseguirse, no debemos olvidar que hay gente que puede sentirse pequeña, triste o preocupada. Y esa gente puede que la tengamos en casa o sea el vecino de enfrente.

Llamo al amor para que nos una y nos proteja de un entorno que, no es que intente separarnos, simplemente es como una locomotora que está en marcha y llega a la estación sin freno ni ganas de frenar.

Sé que es complicado, pues mantener la cabeza fría ante tanta distorsión no es fácil.

Estos momentos de duda, miedo y nervios pasarán y lo recordaremos como una experiencia más en nuestra vida como pueblo, pero sobretodo como personas.

Lo más importante que puedes hacer en este momento, sin duda, es decir “¡te amo, amor!” y yo quiero decírselo a mi princesa, que ha luchado siempre por mí, me ha querido por encima de todo, me ha hecho sentir importante, le ha dado sentido a mi vida y me ha hecho darme cuenta de lo que realmente es importante.

“¡Te amo, amor!

¡El principio del eco!

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Una vez nacemos, pasamos los años aprendiendo teorías y principios.

Nos explican con la historia que otros antes que nosotros cometieron errores, con las matemáticas nos dan herramientas para resolver preguntas que tendremos de mayores; si lloverá mañana, cómo calculo la declaración de la renta o cómo hacer que lo que cobramos nos llegue para pasar el mes. Hay teorías de física, de lógica, de química, de lengua y cómo aprender idiomas.

Y vamos absorbiendo como esponjas todas esas teorías.

Llega una edad dónde olvidamos gran parte de esas teorías y nos quedamos con un principio: “El principio del eco”.

20170202_Tu-red-social-probablemente-sea-una-cámara-de-eco

Este viene a decir que

“si pensamos una cosa, por muy extraña que parezca, por muchas vueltas que de en nuestra mente, por muy distorsionado que la percibamos, ese pensamiento es cierto”.

Se llama principio del eco porqué hoy estoy inventor y he encontrado el eco: como algo que forma parte de nosotros, aunque alterado por factores externos.

Ejemplo prácticos del principio serían:

  • Me esfuerzo por encima de mis posibilidades y me doy cuenta que yo también me estreso.
  • Me relajo demasiado, me dan un toque y no atiendo. Entonces me doy cuenta que debí hacer caso y en la recuperación me estreso.
  • Intento hacer las cosas según creo yo, el resto sienten envidia y me la demuestran. Entonces debo superar mi mayor miedo, tener confianza en que yo soy la mejor versión.
  • Tener un miedo a algo gigante, como ser el centro de atención en algún evento importante. Sentir la presión, afrontar la situación con la mejor sonrisa y salir victorioso.
  • Creer que todo el mundo es como yo y darme cuenta de las maldades de la gente.

En estos y más ejemplos prácticos encontraréis útil “El principio del eco”.

¡Agradezco todo ejemplo que podáis aportar donde se pueda aplicar este principio!

¡Inténtalo y, si te diviertes, ya lo tienes!

¡Para mí que no pensamos demasiado!

Etiquetas

, , , , , ,

Llevo meses sumergido en un montón de preocupaciones.

Eso me ha llevado a un nuevo estadio de mi ser, donde las cosas deben estar ordenadas, donde filtro todo lo que acepto y he averiguado qué necesito yo para ser feliz.

He sido pequeño, he sido monstruo, he sido ave y ave fénix. ¡Y todo eso he superado! Sin hacerme el chulo, sin querer aparentar más que el resto, estoy muy orgulloso de todos los retos conseguidos, de todo lo superado, estoy orgulloso de lo que siento y veo.

Os contaré una historia, es completamente inventada y completamente cierta:

“Un chico catalán andaba por las calles de Barcelona. A sus 33 años sentía como la vida le sonreía. Era libre, tenía amigos e ilusiones.

Un día conoció a una chica. Ella tenía un año menos que él, era prudente, tímida y deseaba enamorarse.

El chico lo vio claro desde un primer momento y, a base de intentos, fue averiguando y viendo si esa chica merecía la pena. Ella se divertía, se distraía, se reía. Mientras, él trabajaba y trabajaba. De vez en cuando, había alguna recompensa que daba sentido a todo ese esfuerzo.

Pasaron los días, pasaron los meses, pasaron los años y seguían juntos, se habían casado y vivían juntos. Ella empezaba a conocerle y seguía enamorada de él. Él, pasados unos años en una nube, empezaba a recuperar el sentido, volvía a la cordura y sentía que todo había valido la pena.

Pasaron las vacaciones, llegó el otoño, donde las alegrías vienen de a poco y el chico aprendió, sufrió y siempre con libertad.

Se respetó en todo momento.

¿Y ahora qué? – se preguntó el chico.

Y la vocecita interior le respondió: “Ahora chico catalán de 38 años te has hecho un hombre. La vida se ha abierto ante ti y te ha obligado a jugar. Tú, como querías disfrutar de sus cosas buenas, no has podido decir que no. Y has visto la otra cara. Y ahora mismo puedes hacer lo que quieras, absolutamente lo que quieras, que ni el juicio de los demás te hará daño, que ni la ausencia de los tuyos te dolerá eternamente, que ni dolores propios harán que no disfrutes de la vida.”

Y el chico dijo en voz baja: “Así que puedo hacer lo que quiera…”.

Y repitió en voz alta: ¡Lo que quiera!”

Y ahora me digo yo: ¡Para mí, que no pensamos demasiado!

68747470733a2f2f692e6779617a6f2e636f6d2f30383938666263646536313963313864303730373038363933636266663461342e706e67

La debilidad de un quizás

Etiquetas

, , , , , , , ,

Pasan las horas, pasan los días, entrevés, entre un sin fin de preguntas y respuestas, unas palabras. Que son respiro en medio del camino.

¡Pero no! No son las palabras acertadas, no son las que necesitas. Son ese relleno entre un pensamiento y otro.

Mientras, sigues haciéndote preguntas que nadie contesta, donde solo tú puedes inventar la respuesta. Y reflexionas: “Solo quería pensar por mi mismo” y te alivias con un “no sabía que iba a ser tan complicado”.

La vida de un ser vivo se dificulta cuando son muchos los que quieren beber en la misma zanca, como pasa en la selva, como pasa en la sabana. Y si aquí no consigues pasar la época seca, será mejor que emigres a zonas menos pobladas. Eso mismo es lo que le dice un padre a su hijo, cuando éste está preparado.

Reflexionas “¿cuál será mi camino?” y, en realidad, ya habías escogido.

Preguntas al malo “¿qué haces con tu vida? y lo copias una vez.

Te acompañas de buenos y buscas la felicidad.

Y llega ese día donde desearías algo más que un quizás, pero hay personas que nunca responden a tus preguntas y solo te dejan pensar, sólo te dejan pensando. Sin darse cuenta, que no querías la respuesta acertada al problema.

Solo querías evitar “la debilidad de un quizás”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No sea que no me dejen…

Etiquetas

, , , , , , , ,

Cuando pasan las vacaciones, no apetece nada. Ni trabajar, ni andar, ni comer, ni escribir. Cada vuelta de vacaciones me ha pasado más o menos lo mismo. Lo que este verano aún estoy de vacaciones. No porqué no esté trabajando, que sí lo estoy haciendo, sino porqué tengo la cabeza y la ilusión en otro lado.

En realidad, que poco nos gusta la informática a los informáticos. Quizás a otro tipo de científicos les apasione, pero a los informáticos informáticos, poco.

Me estoy atreviendo a pensar, que eso en agosto que estamos es mucho ya, que tendría que haberme dedicado a otra cosa. Algo como guía de viajes, camarero de bar de calamares, pintor realista, autónomo y tener mi propia empresa. Y siendo algo de todo eso, ser de otra manera, que ya me cansa ser como soy.

¿Que cómo soy? Seguro que, si os preguntan, todos responderéis que ni idea o recitaréis como os ve la otra gente. Y yo, por no ser menos, haré lo mismo.

Dicen de mí los que me conocen y yo estoy semi de acuerdo, pues no me gusta ser predecible, que soy perfeccionista (hasta llegar al agobio), desordenado (hasta límites insospechados), imaginativo (eso me lo digo yo), que se esfuerza y se distrae. Soy hijo, hermano y marido. Soy de muchos amigos, aunque tengo pocos. Soy de muchas palabras, aunque algo tímido. Soy extrovertido, aunque también sé mirar para adentro.

Como veis, soy de una manera muy concreta y ser algo mucho tiempo cansa.

¿Y sabéis qué es lo más gracioso?

Que donde los demás ven virtudes, yo veo defectos, y viceversa.

Así que voy a intentar cambiarme sin que se note demasiado.

No sea que no me dejen…

El sabor del arroz y las cosas sin sentido

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Siempre le he encontrado relación a comer arroz y decir cosas sin sentido. Puede que lo encontréis absurdo, incluso puede que penséis que me ha dado un golpe de calor. ¡Y si fuera así! ¿No sería solo algo pasajero?

Mi dieta semanal se basa en ensaladas ricas en proteínas y más proteína de segundo, fruta, zumos, café y agua. Así paso las semanas, intentando portarme bien, corrigiendo las cosas que hago los fines de semana.

Mi frase que lo remedia todo es “como todo el mundo”, esa frase salva cualquier error, tropiezo o antojo, según se mire.

En los fines de semana no me levanto temprano y duermo todo lo que me pide el cuerpo, también como lo que me apetece, sin mirar calorías ni si abuso demasiado en algo.

Pensaréis “¡Uala, cuánto te excedes!” y algunos lo dirán de verdad y otros con ironía. Y pues, los hay que disfrutan excediéndose y los hay que quieren estar en equilibrio.

Pues bien, el fin de semana me gusta comer arroz o pasta. Un arroz a la cubana o unos espaguettis con atún y tomate o una pizza con champiñones, jamón en dulce y queso. Es demasiado el placer que me producen esos manjares… esas comidas son siempre con mi mujer a mi lado… y, en esas comidas, puedo decir cosas sin sentido.

No sé qué me gusta más si comer o decir cosas sin sentido, seguramente son las dos cosas juntas las que hacen sentirme libre. Libertad en el comer y libertad en el habla.

¿Y sabéis qué? Seguramente, ese momento no sería tan genial, si durante la semana no me portara tan bien en las dietas del comer y del habla. Si no comiera lo que debo ni dijera lo que toca.

¡Cuántas ganas me han entrado de comer arroz y decir cosas sin sentido!