Etiquetas

, , ,

Hugo Chávez, el Presidente de Venezuela mitificó la frase “aquí huele a azufre”. Y allí se encuentra ahora, rodeado de azufre.
A fecha cinco de Marzo de 2013 este hombre ha muerto de cáncer.

chavez-hugo
Hugo daba mucho juego a los medios de comunicación internacionales, ya que sus declaraciones siempre eran polémicas, llenas de sarcasmo, ideología fascista y un talante politiquero vendedor de humo.
¿Me alegro que haya muerto? Pues no diré ni que sí ni que no. Me da absolutamente igual. Más que nada porque el siguiente político que saldrá en ese país será más de lo mismo. Ni avanzamos ni retrocedemos. Y vista la política como un juego, eso te deja en la misma casilla sin oportunidad de tirar dados.
Pero me indigna. Me indigna que haya gente que siga a políticos, que haya fanáticos de equipos de fútbol. Los intereses de la gente pasan por elogiar o criticar lo que digan o hagan otros. Y así no llegamos a ningún sitio.
Lo que más me interesa de la muerte de Hugo es el motivo. Muerte por cáncer.
Esta enfermedad es la gran epidemia del mundo moderno. Antes la gente moría de la peste, de hepatitis, hay gente que sigue muriendo por ese motivo. Ahora la gente muere de cáncer. Quizás es una enfermedad que ha existido toda la vida y, simplemente, a día de hoy le han puesto un nombre. Quizás el mundo en el que vivimos está mal hecho.
Morir por la peste es una falta de higiene. Morir de accidente es un factor de suerte. Morir de cáncer no se definirlo. Es algo que todo el mundo teme, algo desconocido que nos hace respetarlo. Algo que todo el mundo puede padecer. Algo que nadie sabe si tendrá. Con esto no despejo ninguna duda sobre el tema. Todo el mundo sabe lo que cuento.
Pero…
¿Qué sucedería si surgiera un remedio contra el cáncer? Que la gente no moriría de cáncer. Obvio. La gente moriría de otra cosa. Dos veces obvio. Porque la mayor enfermedad del mundo es el ser humano. Tres veces obvio.

Anuncios