Etiquetas

, , , , ,

Aquello que algunos ven sencillo, otros lo ven difícil. Lo simple y lo complicado se mezcla. Es la misma cosa, tan solo cambia el punto de vista forjado por la experiencia de uno mismo.

rubik
Algunos encuentran bello lo sencillo, otros persiguen la complejidad. Unos hacen de una piedra una montaña y otros convierten la montaña en piedras. Y una visión sin la otra no tendría razón de ser, porque para desear la sencillez tiene que haber cosas complejas  y viceversa. Es una lucha constante que nos entretiene en nuestro camino. Y nos va definiendo  el carácter.

 
Son dos mitades que se atraen. Dos polos opuestos  imantados. Dos contrastes. Dos mitades de una misma cosa, que discuten. Donde la otra mitad les hacen cambiar su mundo. Su perspectiva de las cosas. E intentan cambiarla. Esa mitad será inmutable siempre, durante instantes parecerá recapacitar y la aproximaremos cerca de nuestro polo. Pero para irse con más fuerza, alejarse tan lejos que no sepamos localizarla. Tan lejos que parecerá no volver jamás. Pero volverá. Porque el acercamiento a la otra mitad le ha hecho ver lo que no quiere ser. Y ver lo que no se quiere, te hace sentir con más fuerza lo que se desea. Te hace encontrarte contigo mismo.

 
Algo complejo mira para adentro. Algo simple mira para afuera. El primero se desea a sí mismo. El segundo desea lo que mira. Por eso lo complejo es tan complejo, porque se ha hecho él mismo así de tanto mirarse. Por eso lo simple es tan simple, porque le atrae la complejidad del mundo.

 
Bajo un punto de vista simple, lo complejo es un reto. Y bajo un punto de vista complejo, lo sencillo es complejo también. Pero no en sí mismo, sino por lo que se quiere hacer con él. Uno domina, o al menos eso cree, hasta que pasa a dominar el otro. Y se pasan la vida deseándose y cambiándose. Atrayéndose y alejándose.

 
Y cuando se acerquen intimarán. Y cuando se alejen se verán solos.

Anuncios