Etiquetas

, , , ,

¿Cuál es el sentido de enamorarse? ¿Tiene algún sentido? Ninguno. Enamorarse es una enfermedad, que no tiene medicamento ni tratamiento. Que nos llena y nos vacía.

amores_que_reemplazan_amores
Creer en el amor es hermoso cuando no crees en nada más. Es la única fuerza que te mueve. Pero igual que crees en él, puedes dejar de creer. Entonces te sientes vacío y perdido. Por ser tu única creencia. Puedes creer entonces en el desamor. O creer que el amor no existe. Que es ficticio. Una invención de un ser o de una sociedad.

 
El que se ha sentido enamorado alguna vez, sabe lo que es. Y quiere volver a disfrutar de esa enfermedad. Pero no enamorarse de cualquiera. Enamorarse y ser correspondido. Enamorarse es muy fácil. Igual que desenamorarse. Pero, cuando hay correspondencia, una fuerza brutal salida de otro mundo os une. Y no podrás luchar contra ella. Tampoco querrás. Serás libre y, si te crees libre ahora, es que no conoces la libertad.

 
Un científico dará una solución matemática al problema. Compra una rosa, dúchate, aféitate, ponte colonia y vístete elegante. No seas agarrado. Sé gentil y simpático. Todos esos aspectos procurarán un mejor enamoramiento de la hembra. Que se sentirá conquistada y engalanada. Repite esa misma operación cien veces y tendrás un amor correspondido.

 
El problema de esa operación matemática es la falacia. Una falacia que no podrás mantener durante un largo período de tiempo. Surgirán incongruencias a tu planteamiento inicial, que te harán dudar de tu amor. Y el de la hembra.

 
Yo soy cientí­fico. Y ese planteamiento no me funciona. Y paso al intento repetitivo. Al violento ataque frontal. Un ataque diversificado a una misma intensidad. Los resultados tampoco son exitosos. Muchas alternativas, pero ninguna culminante ni definitiva.

 
Pasados estos dos planteamientos, tan sólo queda la calma. Volver a la posición inicial. Una posición pasada. Vista ya. También querida. Una posición defensiva y tranquila. Que no consigue nada, nada más que el disfrute personal. Que no conquista. No lucha. No tiene metas. Pero se divierte, se entretiene, se distrae.

Anuncios