Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

¿Cuándo antes tan pocas palabras dijeron tanto? Cuando estás preocupado por algo, cuando la vida cerró las puertas de todos los caminos, escuchas esta canción y, sin entender la letra, tan sólo entendiendo esas cuatro palabras, tus ojos vuelven a sonreír. Tu cuerpo, poco a poco, deja de preocuparse, perdieron importancia las preocupaciones.

be-happy6Se generó la magia, tu magia, despertaron tu ilusión, alzaron tu grito, tuviste ganas de jugar. Dejaste de preocuparte por esas tonterías, miraste por la ventana y viste el gran día que hace. Y tu imaginación te llevó a un parque, con patos blancos en el agua, con parejas paseando con paraguas, pues se volvieron a poner de moda, niños corriendo con juegos de correr, cuanto se echaba de menos que los niños volvieran a jugar en el parque, con una fuente en forma de cascada donde brota agua contínuamente y te preguntas se terminará el agua, pero nunca se acaba. Ancianos sentados en un banco parece que bailen con la escena y dan de comer a unas palomas. Y un músico sentado en una sombra, con una harmónica, canta la canción “don’t worry, be happy”.

Y no necesitas nada más, así eres feliz, en ese parque, protegido por tu imaginación. Y aunque no parezca real, para ti si lo es. Es más real que la silla donde estás sentado, el ordenador que estás mirando y la botella de agua que tienes a mano izquierda. Es una realidad sorpresiva, cuando lo que ves lo ves cada día, que bonito es imaginar, no dejemos de hacerlo. No nos preocupemos, seamos felices.

Escuchar la música nos lleva donde queremos estar. Allí conversamos con amigos, nos enamoramos de la vida y nos relajamos. No necesitamos nada más, no deseamos nada más. Tan sólo queremos seguir sintiéndonos así y así seguiremos. Nos escuchamos, nos encontramos, nos vemos. Y esta tarde, en el parque, nos escucharemos, nos encontraremos y nos veremos.

Anuncios