Etiquetas

, , , , , , , , ,

Un, dos, tres una novedad por aquí. Cuatro, cinco, seis otra novedad que viene. Con sorpresa, intentando planificar, pero no llegando a hacerlo. Siete, ocho, nueve aquí viene otra, ¿Ana habías pensando en eso? ¿Ah sí? Pues a mi no me dió tiempo.

diente_propuesta_didacticaSi estás a dieta, si te estás cambiando de piso, si estás por empezar un trabajo, podríamos decir que vives a un ritmo intenso, donde la falta de hidratos de carbono te dice a tanto no vas a llegar. Pero lo intentas una y otra vez y aprendes como esa niña de tres años que todo es nuevo para ella. Ella tampoco llega a todo y te dice “David, te falta fuerza”, que listos son los niños, que listos y que sinceros. Sinceridad que agradeces y te libera la mente.

Hoy aprendes una cosa, más tarde trabajas y, al segundo, debes estar atento para la siguiente. O bien, vienen de golpe y te bloquean. Y intentas pensar una a una, por pasitos y las consigues vencer a tu ritmo.

Ayer aprendí una cosa importante. Las preocupaciones nos bloquean. También aprendí otra, el estrés nos lleva a las preocupaciones. Y bloqueados no somos nosotros mismos y todo empeora. Pero las preocupaciones son inevitables y, tan sólo, el amor nos puede ayudar a vencer los retos de la vida.

Me lo enseñó una niña de tres años. Me lo enseña cada día mi pareja. Con ella vivo, con ella comparto, con ella aprendo. Otra cosa que aprendí ayer es que no somos superhéroes y necesitamos ayuda. Y eso se consigue conviviendo. Dos suman más que uno más uno. No nos pongamos trabas nosotros mismos, los obstáculos vendrán por sí solos.

La confianza en uno mismo es fundamental. Y un pensamiento nos hará fuertes. Pensar que casi es la hora de comer es vital. Pensar que veré a Ana esta tarde es sensacional. Pensar que casi tenemos el piso montado se tiñe de verde. Costó mucho hacerlo, así que valoremos el esfuerzo.

Sigamos conviviendo, sigamos aprendiendo, sigamos viviendo.

Anuncios