Etiquetas

, , , , , , , , ,

Las ondas entran por mis oídos y resuenan en mi interior.

Es tal el placer que producen, que debo retener lágrimas de alegría que, de otra forma, me bañarían en un inmenso océano de dudas…

Siento un inicio, siento un camino … largo, sinuoso, suave, delicado … como me gusta poner adjetivos a las cosas.

Vivir en el detalle me hace sentir en otra galaxia, donde lo pequeño, lo triste, lo melancólico no habitan.

Saberse poderoso ante el devenir de lo que se suceda, no necesitar pensar demasiado y simplemente vivir. Son esas sensaciones que me muestran una verdad de una señal débil, como si la antena no quisiera amplificar, como si la rotación de la tierra no estuviera en la posición idónea, como si lo suave hiciera querernos más a nosotros mismos.

Uno se adapta a todo, valga uno o valga infinito, sea bueno o sea malo, lo diga uno o toda la clase.

En una clase de un colegio de nuestra ciudad sucede lo siguiente:

cesar-bona-con-grupo-alumnos-del-colegio-puerta-sancho-zaragoza-los-que-imparte-clases-ingles-pasado-miercoles-1418575223224

  • “¡Ponga un ejemplo profesor!” -dice el alumno – “Que tanta abstracción me está volviendo loco…”.
  • Imagínate … – mira en las paredes de la clase el profesor – que esta clase no estuviera en este colegio, que no estuviera en esta ciudad, que no estuviera no este país.
  • Imagínate también … que fuera un cubo volando por el espacio, que yo fuera el piloto y vosotros la tripulación y por las ventanas viéramos pasar el tiempo.
  • Nos iríamos mirando cada cierto tiempo y cada vez nos veríamos más mayores, pero nosotros mismos nos seguiríamos viendo unos niños.
  • Niños como lo somos ahora en está clase, en esta ciudad, en este país y arraigados a nuestro pasado, presente y futuro.

Suena el timbre que indica el inicio de la hora del patio.

197174-sonar-nino

Los niños salen hacia el patio corriendo para hacer volar su imaginación.

Mientras, el profesor imagina la siguiente aventura.

Anuncios