Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Una vez nacemos, pasamos los años aprendiendo teorías y principios.

Nos explican con la historia que otros antes que nosotros cometieron errores, con las matemáticas nos dan herramientas para resolver preguntas que tendremos de mayores; si lloverá mañana, cómo calculo la declaración de la renta o cómo hacer que lo que cobramos nos llegue para pasar el mes. Hay teorías de física, de lógica, de química, de lengua y cómo aprender idiomas.

Y vamos absorbiendo como esponjas todas esas teorías.

Llega una edad dónde olvidamos gran parte de esas teorías y nos quedamos con un principio: “El principio del eco”.

20170202_Tu-red-social-probablemente-sea-una-cámara-de-eco

Este viene a decir que

“si pensamos una cosa, por muy extraña que parezca, por muchas vueltas que de en nuestra mente, por muy distorsionado que la percibamos, ese pensamiento es cierto”.

Se llama principio del eco porqué hoy estoy inventor y he encontrado el eco: como algo que forma parte de nosotros, aunque alterado por factores externos.

Ejemplo prácticos del principio serían:

  • Me esfuerzo por encima de mis posibilidades y me doy cuenta que yo también me estreso.
  • Me relajo demasiado, me dan un toque y no atiendo. Entonces me doy cuenta que debí hacer caso y en la recuperación me estreso.
  • Intento hacer las cosas según creo yo, el resto sienten envidia y me la demuestran. Entonces debo superar mi mayor miedo, tener confianza en que yo soy la mejor versión.
  • Tener un miedo a algo gigante, como ser el centro de atención en algún evento importante. Sentir la presión, afrontar la situación con la mejor sonrisa y salir victorioso.
  • Creer que todo el mundo es como yo y darme cuenta de las maldades de la gente.

En estos y más ejemplos prácticos encontraréis útil “El principio del eco”.

¡Agradezco todo ejemplo que podáis aportar donde se pueda aplicar este principio!

¡Inténtalo y, si te diviertes, ya lo tienes!

Anuncios